Bienvenida a todo el mundo

Desde aquí doy la bienvenida a todo el que desee leer mis opiniones en un lugar donde la indiferencia no tiene lugar.

lunes, 21 de abril de 2008

De religiones, obispos bocazas y danza de la lluvia.

Parece ser que la Iglesia nunca aprende, siempre les gusta meterse en temas que no les incumben con lo que cada vez resulta más evidente la asociación entre la Iglesia y el Partido Popular.

Pero uno cosa os digo, desde aquí, mi blog escribo para esa minoría que tiene el suficiente cerebro de discernir la verdad de la mentira, lo justo de lo injusto, vamos, que tienen un cerebro y lo usan para pensar.

La Iglesia por desagracia se cree en posesión de la verdad absoluta sobre todos los temas y no saben lo muy equivocados que andan en algunos de esos temas. Yo sin embargo en mi blog, tan sólo doy mi opinión, que evidentemente es tan mía como la pueda ser la de un obispo (sí, con minúsculas) cuando habla. Sin embargo, lo que yo digo tan sólo me representa a mí, y no a toda una comunidad católica, de la que un obispo es uno de los máximos representantes, el máximo de su diócesis.

Lo que yo quiero cuando vierto aquí mis opiniones, como muchas veces digo, es no dejar indiferente a nadie, ya sea a favor o en contra, pero mi intención es haceros usar un poco la materia gris y ayudaros a que os forméis vuestra propia opinión sobre los temas que trato, nunca ha sido mi intención sentirme una especie de Ayatolá que trata de imponer sus pensamientos, al contrario, me gustaría establecer debates intensos...

Sin embargo los obispos sí son Ayatolás, imponen su manera de pensar sobre temas que no les corresponde, ya que se deberían limitar a impartir la doctrina cristiana y poco más (ya hablé de sus funciones en otro artículo), y lo hacen desde su púlpito manejando a su antojo las mentes de los que abajo les escuchan.

Toda esta palabrería me sale del alma como consecuencia de haberme enterado del sermón que dio en su homilía el obispo de la Diócesis de Cartagena este fin de semana, en la que en lugar de propagar la doctrina cristiana se puso a hablar de política. Claro que hay que considerar que su auditorio venía predispuesto a escuchar esas palabras.

Este obispillo se puso del lado de los regantes y pidió, así sin más, como si fuese alguien importante en nuestro laico o aconfesional país, al Gobierno de España que trasvase agua a la cuenca del Segura.

Tal vez este buen señor no se da cuenta de la enorme crispación que existe entre las diferentes comunidades autónomas por el tema de los trasvases de agua, o tal vez le guste y por ello desee crear mucha más, ¡quién sabe!

Pero, ¿dónde pronunció su homilía? Pues fue en la localidad de Calasparra durante la misa organizada por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, en el Año Santo Jubilar como rogativa a la Virgen de la Esperanza para que lloviese.

Yo no sé a vosotros queridos lectores, pero a mí eso de hacer misas para que llueva, o sacar a los santos en procesión para lo mismo, me suena de lo más pagano. Es semejante a la danza de la lluvia que bailaban cantando los extinguidos indios norteamericanos, o a las ofrendas que se hacían en las religiones politeístas, ya fuesen escandinavas, romanas o griegas, por ejemplo, en la que cada uno le pedía a su dios lo que quería. Ahora se le pide a Dios en una misa que llueva para tener agua para regar, ¿dónde está la diferencia?, ¿acaso Dios no tiene otra cosa mejor que hacer que inmiscuirse en el clima del sureste español y en la política hidrológica? En fin, por cosas como esas y peores yo dejé de ir a misa, ya que no escuchaba la palabra de Dios, sino la de un cura (obispillo en este caso) manipulador de mentes aborregadas que dicen a todo: ¡Amén!

Este obispillo de pacotilla dijo a los 7.000 regantes asistentes tanto de Murcia como de Alicante, Almería y Albacete que el agua es el bien de subsistencia básico y no se puede negar a nadie. Sobre ello estoy de acuerdo. El agua potable es un bien indispensable y que se debería hacer llegar a todo el mundo, incluido el tercer mundo claro, al que también le falta comida, pero eso a este obispillo plin, nunca donará sus tesoros para sufragar canalizaciones de agua o reparar parte de la hambruna.

No contento con eso, se atrevió a decir que: "Eso nos lo enseña la Iglesia y su regla de oro es que hay que amar al otro como a uno mismo. Si España se empeña en negar esa regla de oro, la convivencia es imposible y esto se convierte en una selva". ¡Válgame Dios! ¡España es una selva! Y lo es por culpa de no seguir la doctrina de Cristo en cuanto a la política del agua, ¡qué insensatez! Todo vale para crispar más la situación.

El clero es el primero que no ama al otro como así mismo, ya que mientras acumulan riquezas, sus feligreses no tienen dinero para agua ni para comida, ambas indispensables para vivir, pero eso sí, el vestirá de oro y púrpura por todas partes, ¡malditos hipócritas!

La Iglesia llegó a África y a Sudamérica a “evangelizar” a todos los indígenas paganos. En lugar de ello tal vez debieron tomar buena nota de lo que esos pueblos hacían con su entorno, esto es, cuidarlo, y traernos ese mensaje a los países desarrollados: aprendamos a vivir de los indígenas pues tienen el secreto del desarrollo sostenible. En lugar de ello “evangelizaron” a su manera arrasando poblaciones. Por supuesto, ha habido grandes misioneros que se comportaron civilizadamente y se integraron en sus comunidades prestando ayuda en lugar de conseguir católicos a la fuerza. ¡Benditos sean estos!

Como bendita fue el sábado por el obispillo el agua del río Segura que le llevaron en una vasija los regantes y pidió a la Virgen que intercediese por nosotros. También continuó explayándose sobre el asunto señalando que: “Ninguna región puede cerrar su corazón al resto y nadie puede blindar el agua en su territorio, como tampoco se puede blindar el aire. Antes de lo que puedan disponer las leyes están la dignidad de las personas y sus necesidades".

Estoy de acuerdo, el agua, el aire, el alimento, deberían ser bienes comunes para toda la población, y unos a otros nos los deberíamos prestar o dar cuando de alguno de ellos nos sobra, pero como ya he dicho otras veces los trasvases no son la mejor solución, ya que poco a poco se va secando toda España, ¿y qué pasará entonces? Como ya dije, yo apuesto por las desaladoras, pero bien estudiadas para que afecten lo mínimo a la zona en la que se construyen. ¿La razón? Muy sencilla, que el agua del mar es prácticamente infinita, a efectos de consumo.

El obispo consiguió lo que quería, aplausos, el apoyo del gobierno regional y el reconocimiento de los representantes del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, cuyo presidente también pidió la ayuda de la Virgen, por ser la “única solución” para la situación caótica de los campos. ¿No tendrá nada que ver en esa caótica situación la sobreexplotación de los campos? ¿Ni la mala gestión del agua? ¿Ni la poca modernización de muchas de las técnicas de riego? ¿Ni la pésima cultura del agua que tenemos en esta zona? No, que va...

Si no llueve, y no hay agua, lo más lógico sería adaptar nuestros cultivos plantando especies que sobrevivan con poco agua y tratar de vivir de ellas, y no tomates, que necesitan mucho agua. Pero bueno, siempre quedan los campos de golf, que hay que regarlos poco...

Yo propongo una solución a estos agricultores que sólo acuden a Dios cuando tienen necesidad y no cuando todo va bien. Que abracen una religión pagana en la que yo sería el máximo representante. El diosecillo de mi religión actúa cada vez que yo le brindo una ofrenda como es lavar el coche, limpiar mi patio o limpiar mi balcón, obtengo una rápida respuesta en forma de lluvia, muchas veces con tierra, pero lluvia al fin y al cabo. ¿Qué decís agricultores? ¿Abrazamos el paganismo de mi diosecillo de la lluvia?

Sé que muchos de los que me leéis, dotados de materia gris, habréis sacado una conclusión lógica: este tío es un guarro, llueve poco porque lava poco el coche, pues en parte tenéis razón, aunque alguno de vosotros seguro que me superáis en guarrería, de alguno lo sé de primera mano, je, je.

Con estas palabras os abandono por hoy. Ciertamente hoy siento cercano el calor de las llamas, aunque nunca he querido ofender a Dios, pues mi diosecillo no existe. ¿Y Dios? Espero que me apoyéis a condenar al castigo del fuego purificador a ese obispo que se mete en temas sobre los que debería mantener la boca cerrada, ya que nunca predica con el ejemplo, y a los agricultores que sólo buscan cobijo en Dios cuando tienen necesidad, y no cuando todo va bien.

¡Buenas noches!

4 comentarios:

Amparo dijo...

Y lo mejor ha llegado hoy... lo contenta que estoy como madrileña... y como atea... Un cura va a poder decidir si muero con sufrimiento o no...

En fins....

Opinador Lenguaraz dijo...

Pues sí amiga Amparo, la puntilla ha llegado hoy para vosotros los madrileños.
De todas formas si te sirve de consuelo, aquí la Sanidad pública va fatal, como la Educación, pero tanto en tu comunidad como en la mía se sigue votando a quienes lo hacen tan mal y tienen increíbles escándalos. Así que tenemos lo que nos merecemos...
Para tu desgracia una atea como tú puede seguir viva o muerta dependiendo del consejo que pueda darle un cura a tu médico.
Pero tranquila, que llegará el día en que deban ser consultados para ponerte la epidural, porque como la mujer es ninguneada por la Iglesia (no hay "sacerdotas") podrán decidir que también sufra todo el dolor para vengar la actuación de Eva con la manzana...
Un saludo.

Amparo dijo...

Hola...

Creo que la sanidad y la educación públicas en tu comunidad y en la mía van bastante bien despues del boicot que están sufriendo para poder privatizarlo todo (o para llevar la contra al gobierno central, como con la ley de dependencia, por ejemplo). De hecho, en Madrid ya están privatizando colegios y hospitales... esos nuevos hospitales que inaugura la Espe en tiempos records y por duplicado y triplicado...

Ciao

Opinador Lenguaraz dijo...

Hola Amparo,
Tienes un punto de vista que sinceramente me gusta. Enfocas los problemas con un prisma muy adecuado.
Es muy cierto, todo lo que señalas de las privatizaciones, lo mismo que hicieron desde el Gobierno del Estado, aunque eso lo inició el PSOE, y es que no existe el político bueno, al menos cuando llega al poder. El poder pudre.
Pero ante esas cosas sólo nos queda luchar como hicisteis ayer los madrileños, día 7 de mayo (perdona el retrasillo en contestar), en esa huelga por una Educación Pública de calidad.
Aquí a veces hay huelgas en Sanidad, pero no en Educación que es mi sector, por eso os envidio, ya que demostrais valor para enfrentaros al problema. No como aquí que somos unos cobardes.
Gracias por tu respuesta.
Un saludo.