Bienvenida a todo el mundo

Desde aquí doy la bienvenida a todo el que desee leer mis opiniones en un lugar donde la indiferencia no tiene lugar.

jueves, 24 de abril de 2008

Sobre los sacerdotes que saben de Medicina.

Hoy, como en cada uno de mis días, me he despertado y tras levantarme he puesto la radio. He sintonizado la cadena SER y me he llevado una sorpresa mayúscula al enterarme de que los sacerdotes católicos van a estar en los comités de ética de los hospitales públicos de Madrid. Lo mejor del caso es que me he enterado hoy, pero es algo que ya viene de antiguo, pero ahora se ha sabido que Esperanza Aguirre ha firmado un nuevo convenio, en secreto, con el número uno de la Conferencia Episcopal: Rouco Varela.

A partir de ahora, los médicos, aunque siempre decidirán ellos, tendrán que pedir consejo al comité de ética, en el que figurará un capellán, acerca de los cuidados paliativos de enfermos terminales, de si se le realiza el aborto a una mujer embarazada cuyo feto presenta malformaciones, de si se le realiza el aborto a una mujer que haya sido violada pero no haya presentado denuncia del suceso, de si un paciente tiene derecho a una muerte digna, etc.

Supongo que para ello, los sacerdotes que trabajen en esos comités tendrán una sobresaliente formación médica, ya que si no, no sé cómo van a poder valorar si un embarazo presenta peligro para la madre, por ejemplo. Tal vez dependa de su reacción al agua bendita, como la niña del Exorcista, si reacciona igual estaría poseída por su feto demoníaco y habría que abortar, caso contrario no...

Todas esas decisiones las debe tomar el médico responsable, y así será, pero de ahora en adelante podrán orientarse a la hora de tomar su salomónica decisión en el comité de ética, órgano que ya existía al que se le agrega una nueva y redundante figura.

Hasta ahora, todos los hospitales disponían de un comité ético del que formaban parte profesores de ética, de Derechos, ATS, asistentes sociales, médicos, y a partir de ahora, también de sacerdotes.

Este nuevo convenio se firmó en enero por la Presidenta de la Comunidad de Madrid con la Provincia Eclesiástica de Madrid, y gracias a él los capellanes serán miembros de los comités de ética de los hospitales públicos, por suerte, de momento sólo de Madrid.

El anterior convenio de 1997, firmado por el entonces Presidente Gallardón, ya tenía en cuenta ese asunto, pero ha sido renovado dando mayores funciones a los curas que asisten en los hospitales madrileños, pues pasarán a formar parte del comité de ética y del equipo interdisciplinar de cuidados paliativos, lo que ha originado el revuelo, hasta ahora su función en los hospitales se limitaba a asistir tanto a los pacientes como a sus familiares, siempre que lo solicitasen, y no se inmiscuían en el comité.

¿Y cómo se justifica su inclusión en dichos comités? Pues nada menos, que por ser expertos en bioética, ¡toma ya! Con estos conocimientos, dentro de poco el Vaticano será un Estado que poseerá armas químicas y de destrucción masiva, pues los simples curas ya son expertos en bioética. Y yo soy experto en teología, ¡no te digo! Yo puedo entender que un doctor tenga en algún momento dudas acerca de qué es lo más correcto éticamente para tratar a un paciente, pero que deba consultar a un comité, aunque sólo sea de manera consultiva y no vinculante (el médico puede tomar una decisión en contra de lo que diga el comité, ¡faltaría más!), que está integrado por un sacerdote y el resto de miembros me pone los pelos de punta.

Ya hablé de los pecados sociales que se sacaron de la manga hace poco desde el Vaticano, más los pecados que ya existían. Supongo que no se podrá hacer nada si se sigue la opinión de los sacerdotes, ya que todo será pecado, partiendo de que no ven bien el uso del preservativo ni para controlar una epidemia de la envergadura del SIDA.

En 1985 ya se acordó que en los centros hospitalarios públicos pudiese haber una asistencia religiosa católica, que luego se ha ido desarrollando en cada comunidad autónoma al transferirles las competencias sanitarias. Para mí esto es algo inconstitucional, ya que vulnera el derecho de igualdad de los españoles, primando en cierta medida a la religión católica. ¿Qué pasa con los budistas? ¿Y con los musulmanes? ¿Y con los satanistas? Para ellos nada, de nada, no hay convenio.

Claro, que por suerte el comité es un órgano meramente consultivo, ya que de lo contrario, se podría incluir también en el comité a un Testigo de Jehová, con lo cual ni siquiera se podrían hacer transfusiones... Así que todavía pueden dar gracias los ciudadanos madrileños.

Y es que como diría uno con bigotito, zapatero a tus zapatos, o lo que es lo mismo, los curas a su iglesia, y que se olviden de hacer de médicos.

A pesar de todo, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha dicho que son totalmente falsas las informaciones que señalan que, de acuerdo al nuevo convenio firmado entre la Comunidad de Madrid y la Iglesia Católica, los capellanes tendrán poder de decisión en los comités de ética de los hospitales. Lo cual ya quedaba claro, cuando se decía que era un órgano meramente consultivo, entonces, ¿para qué salen a defenderse de esa manera?

Lo que ya no me queda tan claro es la afirmación de la misma Consejería en la que dice que los comités de ética no tienen entre sus competencias el estudio de casos particulares sobre la aplicación de cuidados paliativos en enfermos terminales. Pero yo me pregunto, si esa no es una atribución, ¿para qué narices sirve ese comité? ¿Para estudiar casos en general, cuando la situación de cada paciente es diferente? No sé...

Evidentemente los partidos de la oposición, PSOE e IU piden que se retire ese convenio, como es lógico, ya que a mi entender es anticonstitucional, como he dicho antes. Además, los socialistas apuntan que se oponen a la participación de la Iglesia en dichos comités éticos. Por ello pedirán la comparecencia de la Presidenta Esperanza Aguirre para que dé las oportunas explicaciones sobre ese convenio.

Lo peor es que ya llueve sobre mojado, puesto que la Consejería de Sanidad madrileña ya fue a por los médicos del Severo Ochoa por las presuntas sedaciones irregulares en las urgencias de ese centro hospitalario.

Así mismo, la Asociación Defensor del Paciente ha afirmado en un comunicado que dada la enorme gravedad del asunto acudirán al Tribunal de los Derechos Humanos, ya que "se estaría incurriendo en una ilegalidad y una decisión propia de un país bananero", cito textualmente sus palabras, por lo clarificadoras que son.

Para mí está clarísimo que ni la Educación, como expuse ayer, ni la Sanidad deben ser instrumentos de los partidos políticos, y mucho menos de las confesiones religiosas, por lo que espero que se derogue ese convenio inconstitucional. Además, yo pensaba que los médicos hacían un juramento hipocrático para garantizar su conducta ética. No sé si se sigue haciendo, pero tengo muy claro, que la Medicina se debe regir por un código deontológico y ético de los profesionales médicos, que son los que entienden más que nadie del tema, ¿o no es así?

Llegó el momento de la despedida diaria, no sé si mis palabras serán merecedoras de ir a la hoguera por tratar de eliminar al clero de todas las instituciones en que se hayan metidos inconstitucionalmente. Pero sí sé que los merecedores del castigo del fuego purificador son los firmantes de convenios como el citado, tanto os políticos como los miembros de la Iglesia, pues vulneran la Ley de Leyes, nuestra Constitución.

¡Buenas noches!

2 comentarios:

Amparo dijo...

uubmzzHola de nuevo.

Iba a comentar tu post, cuando leo en una publicidad de una página cualquiera "Declaración de la Renta - Puedes modificar el borrador y marcar la X en favor de la Iglesia - Continuar con la labor de la Iglesia depende de ti". Pues ahora no sé si marcar la X para que puedan estudiar medicina y, así, poder dar una opinión que no se base en que como Jesucristo sufrió en la cruz, que nadie tenga tratamientos paliativos, es mejor y más digno, morir sufriendo y torturado, como en declaraciones afirmó el arzobispo de Pamplona... y tan pancho se quedó el hombre...

Bueno... pues ya lo he pensado y no, no voy a marcar la X para la Iglesia... es más, voy a apostatar para que dejen de recibir subvenciones por mi que luego se puedan gastar en mariscadas, móviles de última generación y tabaco.

Hasta otra... si me dejas.

Opinador Lenguaraz dijo...

Hola de nuevo Amparo,
Veo que has estado visitando mi blog asiduamente, me alegro, je, je.
No recordaba lo del arzobispo de Pamplona, pero sí, decir eso es una barbaridad, hay que estar muy apartado del conocimiento del ser humano para decir eso, como lo está toda la curia...
Respecto a lo de apostatar, allá tú, pero puede que te enfrentes a un proceso largo e interminable. Pienso que sería más ráìdo que fueses a una misa, te desnudases en medio del altar, blasfemases y hablases al revés, pues supongo que el proceso de excomunión será mucho más rápido.
Sinceramente creo que todos los "católicos" no practicantes deberíamos apostatar, y se quedarían los cuatro gatos que son.
Hasta la mayoría de edad debería estar prohibido el bautizo...
Me parce sorprendente que en un anuncio pidan que marquemos su X de la Renta, ya que por culpa del Concordato inconstitucional y otros acuerdos ya perciben unas subvenciones que no merecen más que otras religiones en nuestro país, que es laico o aconfesional.
Gracias por tu comentario y entra a comentar cuando quieras, pues en mi blog hay libertad, y los espíritus libres como el tuyo siempre son bienvenidos.
Un saludo Amparo.