Bienvenida a todo el mundo

Desde aquí doy la bienvenida a todo el que desee leer mis opiniones en un lugar donde la indiferencia no tiene lugar.

sábado, 15 de marzo de 2008

Segunda aproximación al Santo Grial.

En mi artículo del 6 de marzo, Primera aproximación al Santo Grial, di las diversas opiniones acerca de qué podría ser realmente el Santo Grial: una leyenda, el Plato donde Cristo comió el Cordero Pascual, el Vaso utilizado en la Última Cena por Él, el recipiente donde José de Arimatea recogió la Sangre de Cristo una vez crucificado, el Cáliz de la Eucaristía, o la Sangre de Cristo (Sangre Real) que es la opción con la que yo me quedo.
Pues bien, el aceptar que el Santo Grial existió y que realmente era la Sangre de Cristo tiene profundas implicaciones. Pero ninguna de ellas debe ser extraída de El Código Da Vinci, que como su autor señala, no es más que una novela de ficción. Ya indiqué en el citado artículo que hay mucha literatura al respecto del Grial en la Edad Media. Además, Dan Brown se basó mucho en el siguiente libro: El Enigma Sagrado, otro best-seller e
scrito por Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Licoln, que se publicó en el año 1.982 y que se considera como la biblia del Priorato de Sión, del que hablaré más adelante. De hecho Dan Brown, digamos que le rinde honor al citado libro, pues el personaje de su novela Leigh Teabing, no es más que una mezcla de los nombres de Richard Leigh y Michael Baigent.
También cabe señalar que en el Código Da Vinci, se nos cuela alguna que otra mentirijilla, como por ejemplo cuando insinúa que
las decisiones papales se tomaban en el Vaticano. Con ello Dan Brown demuestra cierto desconocimiento de ese periodo, ya que por entonces, el Papa Clemente V no vivía en el Vaticano, pues vivía en Avignon, en Francia, como una especie de prisionero del rey Felipe IV y sometido a grandes presiones por parte de este monarca. Por tanto este libro que sólo es una novela, no nos sirve para la búsqueda del Grial.
Es mejor remontarnos a los primeros tiempos de la época cristiana, cuando se redactaron los Evangelios, todos los Evangelios, no sólo los cuatro que se encuentran en la Biblia, también los evangelios gnósticos o apócrifos, como el de Felipe, el de Judas, el de María, el de Tomás, el de Pedro o el de Nicodemo. Todos ellos son coetáneos, pues son de los siglos I y II y alguno del siglo III.
La diferencia entre ellos es que los cuatro primeros son canónicos, esto es,
son los que la Iglesia ha reconocido como aquellos que transmiten auténticamente la tradición apostólica y están inspirados por Dios (Lucas, Mateo, Juan y Marcos), ya que así lo propuso San Ireneo de Lyon a finales del siglo II, y así lo ha mantenido constantemente la Iglesia, proponiéndolo finalmente como dogma de fe al definir el canon de las Sagradas Escrituras en el Concilio de Trento (1545-1563). ¿El motivo? Que se basan en lo que los apóstoles vieron y oyeron estando con Jesús y en las apariciones que tuvieron de él después de resucitar de entre los muertos. Por mandato de Jesús predicaron la buena noticia (evangelio) acerca de Él y fueron predicando el cristianismo, para posteriormente narrar todas esa tradiciones como una biografía de Cristo.
Al contrario, los evangelios apócrifos son los que la Iglesia no aceptó como auténtica tradición apostólica, a pesar de que también empezaron a circular muy pronto, como os otros cuatro, pero no gozaban de “garantía apostólica”, ¿y eso qué es? ¿Ya había notarios que daban fe de lo que no pudieron ver porque Cristo había muerto mucho antes? Además contenían doctrinas que no estaban de acuerdo con la enseñanza apostólica, pues se mantenían en secreto entre un grupo de iniciados, a los que más tarde se consideraría herejes. ¿Y digo yo? Los cristianos eran perseguidos por el Imperio Romano, digamos que eran también una sociedad secreta hasta que el Emperador Constantino, dándose cuenta de su fuerza hizo que Roma abrazara el cristianismo. ¿Cuál es la diferencia? Yo por este camino no la veo, entonces para mí tan válidos serán unos documentos como otros ya que tienen la misma antigüedad...
Por tanto, ambos me van a servir para saber el significado del Grial, que como ya he dicho es la Sangre de Cristo, pero también va a ser un recipiente. ¿Cuál? ¿Aquél en que José de Arimatea recogió la Sangre de Cristo? Pues no, como todos estabais ya esperando el recipiente no va a ser otro que el útero de María Magdalena, he ahí el Santo Grial, la Sangre de Cristo dentro del Recipiente, María Magdalena. Esto lleva a pensar que Jesús y María Magdalena tuvieron descendencia, ése sería el Grial. ¿Y llegaron a casarse?
Hay quien afirma que sí, diciendo, que al que crucificaron no era Jesús, sino otro puesto en su lugar, pero yo como casi ningún autor no doy mucha credibilidad a ello. Si se casaron lo hicieron antes de la crucifixión, y para ello no hay mejor fuente que los evangelios canónicos. Sí, su boda se narra en ellos, en el de Juan, concretamente haciendo referencia al primer gran milagro de Jesús, el de las Bodas de Caná, transformando el agua en vino.
Como se cita en El Enigma Sagrado, Jesús y su madre María fueron “invitados” a una boda campesina. ¿Por qué pidió María a su Hijo Jesús que repusiera el vino? El Evangelio no lo explica. Pero según las costumbres de la época, no tan distintas a las actuales, quien se encarga de esos asuntos es el dueño de la casa (hoy salones de boda) o la familia del novio. ¿Qué le podía motivar a hacer eso si no se trataba de su propia boda?
De hecho aún resulta más evidente, después de consumado el milagro, el hecho de que el organizador de la boda se dirigiese al novio diciéndole: "Todos sirven primero el vino bueno, y cuando ya están bebidos el inferior, pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora", lo que le dijo a Cristo, por tanto se deduce que era la boda de Cristo. ¡En un Evangelio canónico!
Pero, ¿quién fue su esposa? Para ello hay que rebuscar en los evangelios apócrifos, en particular, en el Evangelio de María, Pedro le dice a María Magdalena (o María de Betania como bien sabemos en Novelda): “Hermana, sabemos que el Salvador te amaba más que al resto de las mujeres. Dinos las palabras del Salvador que recuerdes, que tú conoces pero nosotros no.” Y luego Pedro comenta al resto de discípulos: “¿Verdaderamente hablaba en privado con una mujer y no abiertamente con nosotros? ¿Debemos dar media vuelta y escucharla a ella? ¿La prefería a nosotros?” Siendo consolado por otro de los discípulos, que le contesta: “Seguramente el Salvador la conocía muy bien. Y por eso la amaba más que a nosotros.”
Es más, el Evangelio de Felipe aún es más claro pues se afirma directamente: “Y la compañera del Salvador es María Magdalena. Pero Cristo la amaba más que a todos los discípulos y solía besarla con frecuencia en la boca. Los demás discípulos se ofendieron por esto y expresaron su desaprobación. Le dijeron: ¿Por qué la amas más que a todos nosotros? El Salvador respondió diciéndoles: ¿Por qué no os amo como a ella?" Y también en la parte final de ese Evangelio, también conocido como el de Egipto, se señala que Jesús dijo: “Está el Hijo del hombre y está el hijo del Hijo del hombre. El Señor es el Hijo del hombre y el hijo del Hijo del hombre es el que es creado por medio del Hijo del hombre.” ¿Hay alguien que no entienda el significado de esta frase?
Pues bien, dejo claro que el Santo Grial, es el Recipiente que contiene la Sangre Real, la Sangre de Cristo, que es el Sang Real, y ese Recipiente es María Magdalena, patrona de Novelda.
¿Y qué ha pasado con el Grial? ¿Escapó? ¿Ha llegado hasta nuestros días? ¿Lo sabía la Iglesia? A ello responderé en un próximo artículo, no desesperéis, je, je.
Con esto me despido por hoy, sintiendo que ya la llamas de la hoguera están muy cerca de mí, sintiendo su calor, porque seré declarado hereje, como todos los que osaron inmiscuirse en este tema históricamente. Sin embargo, los auténticos herejes, y por tanto, los merecedores del castigo del fuego purificador son todos los que han ido quemando herejes, que no eran tales, pues no han permitido que se hable con libertad de todo lo concerniente al carácter humano de Cristo, con las mismas necesidades que todos los humanos. ¡Bien lo saben los sacerdotes!
¡Buenas noches!

2 comentarios:

Mónica Naranjo dijo...

Es un tema interesante el del Santo Grial y María Magdalena. Y tal como está hoy la ciencia, podría proponerse un análisis de sangre de la Sábana Santa a ver que pasa. ¿Y si apareciera algún descendiente de Jesús? o simplemente, ¿cambiaría algo la doctrina de la Iglesia o el cristianismo el hecho de que Jesús hubiera estado casado? Igual este hecho serviría para reforzar el matrimonio, institución que ahora corre tanto peligro por eso de las bodas gays ...

Opinador Lenguaraz dijo...

Querida Mónica Naranjo:
No hay ninguna duda de que es un tema interesante. Ya se han hecho análisis a la Sábana Santa, aunque existen tantos trozos de la Síndone, que si los juntásemos sería mayor que la carpa de un circo...
La pregunta interesante es si existe algún descendiente de Jesús, ¿por qué no se ha dado a conocer?
Para mí, el hecho de que Jesús se casara con María de Magadala, no le supone ningún problema a la doctrina cristiana, pues yo creo que se resume en su mejor mandamiento: "Amaos unos a otros como yo os he amado". Y eso no cambia te cases o no. Tal vez los protestantes hayan entendido mejor el mensaje, ya que sus sacerdotes se pueden casar.
El matrimonio no corre ningún peligro, pero no necesita ningún papel para reafirmarse, ya sea entre heterosexuales u homosexuales.
Pero para la Iglesia sí que puede suponer un problema. Ya que si conocían este hecho, ¿qué es lo que les ha obligado a ocultarlo? ¿Temían que la mujer pudiese tener un papel preponderante en la Iglesia por el hecho de haber elegido Cristo a una mujer como portadora del Grial?
Y es que la Iglesia sigue siendo muy machista...
Saludos.