Bienvenida a todo el mundo

Desde aquí doy la bienvenida a todo el que desee leer mis opiniones en un lugar donde la indiferencia no tiene lugar.

viernes, 8 de agosto de 2008

La Inquisición fue mala, ¿y el equivalente musulmán?

La verdad es que en estos últimos días, la palabra censura me anda rondando por la cabeza, ya sea porque otras personas la comentan o porque la veo en los medios de comunicación. Pero lo que he visto hoy, sí que es una auténtica censura, con el agravante de que es una censura por terror.

Todo viene porque ha habido una editorial, Random House, la cual ha retirado una novela que trata de la niña que fue esposa del profeta Mahoma, (¡no ha llovido desde entonces!), por miedo a que pudiese generar como respuesta actos de violencia. Hay que ver hasta donde llega ya nuestra intuición que sabemos lo que hará cierto colectivo de personas, ¿o acaso no será intuición?

Lo cierto es que la novela se titula The Jewel of Medina y la ha escrito una periodista de nombre Sherry Jones. Dicha novela iba a ser publicada el próximo martes 12 de agosto, pero tendrá que esperar, ya que toca un tema por lo visto tabú para ciertos grupos musulmanes. Y es que claro, la novela habla de Aisha, la niña que con sólo seis añitos se unió en matrimonio a Mahoma, desde ese momento hasta que acontece la muerte de Mahoma. Por cierto, ¿qué nombre recibiría hoy Mahoma en nuestro país por liarse con una niña de seis años?, ¿estaría perseguido por la ley? ¡Cómo cambian los tiempos!

La verdad es que no han cambiado tanto los tiempos, puede que en nuestro país sí, pero en otros países que abrazan la religión islámica está bien visto eso de casar a una hija a tan tempranas edades sin que reine el amor por supuesto, por ejemplo recibiendo a cambia de la hija saliente unos cuatro camellos. Parece que hable de cosas que ocurrían en la Edad Media, pero lo cierto es que todavía pasan ahora en países cuya religión les ha impedido avanzar por lo que siguen anclados en la Edad Media.

Tal vez la editorial en cuestión sentía miedo de que sobre la autora pudiese caer una amenaza de muerte como le ocurrió a Shalman Rushdie por sus famosos Versos Satánicos. Y teniendo en cuenta que algunos miembros de la comunidad musulmana se ofenden porque se celebren fiestas de Moros y Cristianos consistentes en desfiles, pues no me extraña que por nombrar temas religiosos, del Islam claro, se arme la marimorena. A mi memoria también viene el incidente con las viñetas en las que se caricaturizaba a Mahoma (como la expuesta aquí al lado), pues grupos radicales islámicos se tomaron la justicia por su mano, cosa a la que están acostumbrados y para lo que no necesitan ninguna excusa, seamos realistas.

Pero bueno, habrá que confiar en la autora, ya que ha dicho que cuando escribió la novela, de la que incluso ha escrito ya una segunda parte, lo hizo con mucho respeto al Islam y a la figura de Mahoma, con intención de que fuese un puente entre culturas. Sin embargo, la editorial lo único que ha visto ha sido un puente hacia una posible guerra, otra más, encabezada por radicales y ciegos musulmanes, por ello la publicación de la novela ha sido pospuesta de manera indefinida para salvaguardar a la autora, a los empleados de la editorial, a los libreros y supongo que incluso a los lectores de la novela... ¡Qué terror!

Desde que comenzó mi andadura en el blog, allá por enero, he escrito unos cuantos artículos acerca de la actitud de la Iglesia, de su intolerancia con las formas de pensar diferentes a la suya, etc. Un hito negativo de la Iglesia fue la famosa Inquisición, que hizo suya una forma de morir quemando a los “herejes” (ya sabéis mi opinión de que los auténticos herejes estaban y están en la Iglesia) en la hoguera, lo que me sirvió para dar título a este blog.

Lo cierto es que no he hecho lo mismo con la iglesia musulmana porque en ella no me bautizaron sin preguntarme, ya que soy católico de número claro. Pero lo cierto es que el Islam merece que mi pluma descargue sobre él con mucha más fuerza, ya que en pleno siglo XXI se comporta más o menos como la Iglesia de la Inquisición, lo que me parece muy triste.

Yo no me voy a meter con las creencias de la gente, pero algo que impide que se publiquen libros en nuestros días, únicamente por puro miedo a represalias no puede ser bueno. Eso sí, tan sólo a las ONGs les importa de verdad todo lo malo que hay detrás del Islam, como lo son el machismo exacerbado, las torturas, las lapidaciones, etc, ya que a los gobiernos occidentales parece que les importa por sus condenas verbales, pero no así por sus actos, pues el único motivo para invadir y liberar a los ciudadanos de un país sometido al yugo del Islam más duro, es que bajo sus tierras exista petróleo.

Volviendo al tema en cuestión, he de reconocer que no me ha gustado nada la actitud de esa editorial, que por miedo decide no publicar un libro al que su autora le ha dedicado bastante tiempo de estudio y realización. Esta editorial utiliza la censura por miedo, lo que no deja de ser censura. Y bueno, espero que eso sea la verdad, que el miedo les impida publicar el libro, pues hay elementos de este tema que huelen un poco raro.

Aunque sea una posibilidad remota y bastante malintencionada, podría tratarse de una farsa publicitaria por parte de la editorial para incrementar las posibles ventas de esa novela, ya que es un poco raro que para evitar represalias de radicales islámicos se den tantos datos: nombre de la editorial, nombre de la autora, título y portada de la novela, tema del que trata la obra, etc.

Y así, con el agrio sabor de estar viviendo como tercero una censura y con la duda de la verdadera intención de la editorial, os dejo por hoy queridos lectores. Es muy probable que para algunos mis palabras merezcan llevarme a la hoguera, pero la verdad es que eso no sería justo, ya que los que merecen el castigo del fuego purificador son los radicales islámicos que van sembrando el terror por el mundo y esa editorial que tras tener totalmente preparada una novela ha decidido no publicarla aplicando una censura por miedo.

¡Buenas noches!

4 comentarios:

Akiba dijo...

Las religiones son, de base, dictatoriales: un dios superior dicta las leyes del cielo, y sus profetas, apóstoles o como quieras llamarlos, las hacen cumplir en la tierra. No hay opinión de los creyentes, y sólo es válida la interpretación de los escribas y fariseos de cada religión. Así, mejor el pueblo tonto y reprimido, que no inteligente y libre. En eso se basa la fe, según el vaticano, la meca, lasha y cuantos centros de sabiduría celestial puedas imaginar. Si un católico inteligente lee la biblia, en la vida vuelve a pisar un templo, pues de lo que supuestamente dijo Jesús a lo que predican estos economistas con alzacuellos, va una eternidad, justo la que prometen por ser sumisos. Igual pasa con el islám o el budismo. Dogma y más dogma, con el que sojuzgar a la humanidad. Afortunadamente, cada vez hay más gente que ignora a estos apóstoles de pacotilla, y hablan directamente con dios, que es algo más tolerante. Lo que pasa, que suele estar fuera de cobertura, o tiene el móvil apagado. Claro, para lo que tiene que oir, el pobre.

Opinador Lenguaraz dijo...

Querido Akiba:
Así es, en las "grandes" y "buenas" religiones de nuestro tiempo siempre hay una cosa inexplicable para lo que es muy necesaria la fe. Evidentemente, esa fe nunca se puede basar en las opiniones de los creyentes, ya que cada cual tiene unas necesidades que resuelve determinada deidad, con lo cual aparece algo propio del paganismo, del que han mamado esas dos enormes religiones, como es el politeismo.
Para mí hay una diferencia bastante notable entre el cristianismo y el Islam, y es la evolución, ya que mientras que "nuestra" Iglesia ha sabido cambiar un poco, pero no adaptarse a nuestro tiempo, el Islam ni siquiera ha hecho un esfuerzo por cambiar. Y es que claro, cuando ya has alcanzado la perfección (en el arte de someter al pueblo), ¿para qué vas a evolucionar?
Jesucristo fue el enviado de Dios a la Tierra. Él nunca utilizó templos para comunicarse con su Padre. Del mismo modo, los cristianos deberían olvidar los templos y a quienes los regentan, ya que son unos aprovechados, en su mayoría, que ponen impedimentos a la sencilla y auténtica comunicación entre los fieles y su Dios.
Gracias por tu comentario.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hay una confusión bastante grande entre Islam y fundamentalismo religioso. El Islam, como tal, no es muy diferente del cristianismo o del judaismo. Otra cosa es la interpretación que se haga del mismo. Del mismo modo que, como tú muchas veces has dicho, no tienen nada que ver la doctrina de Jesucristo con la Iglesia cristiana. Por cierto, ¿cómo se podría calificar el fanatismo religioso del señor Bush y los estadounidenses? Ellos también justifican y llevan a cabo sus acciones en nombre de Dios.

Opinador Lenguaraz dijo...

Querido anónimo:
En primer lugar, en mi caso no existe ninguna confusión entre Islam y fanatismo religioso, o integrismo musulmán, que para mi gusto lo expresa mejor. No todos los musulmanes son talibanes ni cosas similares, pero está claro que a día de hoy, la religión de la que todavía manan innumerables fanatismos es el Islam.
¿Y por qué? Pues porque como ya he dicho antes, el Islam no ha evolucionado, no se ha adaptado a su tiempo, e interpretan el Corán, como hace veinte siglos, y los tiempos han cambiado mucho. Por supuesto hay musulmanes que como la mayor parte de los cristianos no son tan practicantes y sí se han adaptado...
Del mismo modo te aconsejo que no confundas al de pocas luces Bush con todos los estadounidenses, ya que allí también hay buena gente. La calificación del fanatismo religioso de Bush y sus secuaces que daría yo es de locura, y su dios por el que justifican sus estúpidos ataques es el Petróleo, súbdito del dinero que es el alma de la religión del capitalismo americano, muy especial sin duda...
Gracias por tu acertado comentario.
Un saludo.