Bienvenida a todo el mundo

Desde aquí doy la bienvenida a todo el que desee leer mis opiniones en un lugar donde la indiferencia no tiene lugar.

viernes, 23 de octubre de 2009

Mi conciencia es imbécil.

Cada vez tengo más claro que, para mi desgracia, he sido dotado de una conciencia imbécil, ya que la mía no me permite hacer muchas cosas que a otros sí la suya. El último ejemplo lo tengo en el señor, o algo así, Camps, y sus secuaces claro.
En primer lugar, mi conciencia no me permite decir ciertas mentiras, alguna mentirijilla sí, como a todos, pero parece que la suya sí, ya que desde que comenzó el asunto de su ropero regalado, no ha parado de unir una mentira tras otra: de mentira en mentira y tiro porque me toca…
La última la pude escuchar ayer, cuando este personajillo, bronceado como diría el innombrable Berlusconi, y calvorotas, se atrevía a poner cara de esfinge egipcia para decir con absoluta tranquilidad, que él no sigue muy de cerca el caso Gürtel puesto que le interesan más otro tipo de cosas. La verdad es que para ser el líder espiritual de su grupillo de amiguitos del alma, a los que ve caer uno tras otro, hace falta ser muy cínico para decir semejante cosa.
Además él mismo se contradijo en su discurso, pues para saber poco sobre el tema, se atrevía a dar datos novedosos, al menos para mí, como que los pretendidos amigos suyos parece ser que son amigos de Moncloa, ¡toma ya! ¡Y eso que sabe poco del tema!
Por ello, con su conciencia sobrehumana, propia de un dios al que se le permite hacer cualquier cosa, es capaz de vaticinar que los socialistas dejarán el Gobierno por dos ges: los GAL y la Gürtel. ¡Bravo! Y mientras, parte de sus secuaces a vitorearlo... 
Si de verdad va a afectar la Gürtel a Zapatero, espero que la Justicia, tome las medidas oportunas y sea juzgado, pero de momento aún no es el caso, por tanto centrémonos en lo que estamos Camps, que no es de recibo haber estado esquivando hablar sobre el tema durante meses, ante los medios de comunicación como ante el Parlamento Valenciano, lo que es una falta de respeto gravísima a todos los valencianos.
Parece ser que su conciencia, asociada a su inteligencia, como tampoco la de sus secuaces, no es capaz de discernir que no es lo mismo un regalo que un soborno, como por su comentario de ayer, tampoco es lo mismo una contratación legal de una empresa implicada en un caso de corrupción, que una contratación ilegal, dando mucho dinerito a cambio de ciertos favores.
Como bien sabéis los que me leéis, me dedico a la enseñanza. Como profesor, he recibido a lo largo de mi carrera algún que otro regalo de alumnos satisfechos con mi labor, a los que a pesar de decirles que no es necesario ningún detalle, se empeñan en mostrarte su afecto con alguna cosilla, y no estoy hablando de ropa carísima de miles de euros, sino de un bolígrafo, de una carterita o algo similar. Eso, para mi modesta inteligencia, entra dentro del concepto de regalo. 
Lo que nunca me ha ocurrido es que alguien me dé un supuesto regalo a cambio de un aprobado o una nota más alta, como un jamón, o por qué no un coche, ya puestos como el que estrelló Costa, lo que para mi entender sería un soborno, y de aceptarlo me debería plantear si de verdad me gusta enseñar, o sólo estoy en la docencia para forrarme a base de jamones. Evidentemente, en este caso del soborno interviene mi imbécil conciencia para decirme que aceptarlo está mal, del mismo modo que me decía que aceptar un pequeño regalo no estaba mal, pero lo que no sé es lo que dice la conciencia de Camps ni la de sus secuaces, cuando aceptan tales sobornos, a los que disfrazan de regalos.
Pero en fin, esto es sólo un gran ejemplo, para que nos demos cuenta de que la clase política está muy corrupta. Cualquier persona con un cargo poderoso vive rodeado de esas tentaciones por desgracia, pero hoy en día, la mayoría de ellos caen en la tentación, lo que mi imbécil conciencia sería incapaz, pero debe ser porque no soy político, pues en ese caso mi conciencia dejaría de ser imbécil, ya que si no, no me lo explico.
Mi conciencia, por ser imbécil, tampoco me permite echar las culpas de mis actos a otros, ni mirar para otro lado, pero está claro que a Camps y sus secuaces, incluido algún superior como Rajoy sí. De las palabras de ayer de Camps, se puede entender también, que el vilipendiado Costa, (¡pobrecillo él!), tan sólo seguía las órdenes de su partido, el Partido Popular, y por eso ha hecho lo que ha hecho claro. Pero, digo yo que si a uno hay que expulsarlo, a los que dan las órdenes con más razón, como a su superior Camps, y al superior de éste, Rajoy, pues entonces serían los culpables del problema, pero no, ellos seguirán en su poltrona, a pesar de que mucha gente de su propio partido crea ya lo contrario... Ni expulsión ni dimisión, por supuesto.
Otra forma de esquivar la culpa es la de ver a todo el mundo culpable excepto a uno mismo. Mi conciencia, unida a una cierta madurez que tengo a pesar de ser más joven que Camps y sus secuaces, no me permite hacer cosas semejantes, pero la suya sí. Han sido muy importantes las críticas de los secuaces de Camps, como Rajoy o de Cospedal (sin un buen pedal que sería excusa) a todo estamento existente, excepto el suyo propio por supuesto. Han echado las culpas a una supuesta trama de persecución por parte del Gobierno, la Policía, la prensa, los fiscales, los jueces, excepto el amigo que archiva las causas de Camps, y a todo bicho viviente que en un momento de lucidez se les pasase por sus preclaras mentes. Lo que no sé es cómo no me han echado también la culpa a mí, que soy un buen bicho viviente, pero, ¡ah, ya caigo!, es que yo sólo soy un don nadie.
Más le valdría a toda esta pléyade de inmaduros mirar en dirección a su propio ombligo y no buscar fantasmas inexistentes. Deberían buscar bien en su propio feudo dónde están los culpables de la incómoda situación que hace que toda España se pregunte si merece la pena ir a votar. Deberían buscar bien y encontrar a los verdaderos causantes de este oprobio a la democracia, y también a los que han consentido que esto ocurra, y poner fin de una vez a una vida política de puro mangoneo, ya que al no ser tan inteligentes como Zaplana, a estos sí que les han pillado. Además, habrían recibido un fuerte aplauso por mi parte, si hubiesen limpiado su partido de esa basura corrupta, y hubiesen dicho: mientras Zapatero ganaba una elecciones mintiendo y diciendo que no había crisis, nosotros descubrimos a una banda de malhechores en nuestro partido y los hemos desterrado. Pero no, va a ser que no...
Por todo ello, mi conciencia que es bastante imbécil ya, tampoco entenderá el motivo por el cual el Partido Popular volverá a arrasar en las próximas elecciones en la Comunidad Valenciana. Es cierto, que no ha pasado, pero que a nadie le quepa duda que así será cuando llegue el momento. Y no cuestiono el derecho a votar de cada uno a quién quiera, sino el motivo de su voto, ya que me cuesta mucho entender, que un pueblo que ya es maduro en la democracia no dé castigo a un partido, que estando en el Gobierno se ha manchado sus manos con el tinte del dinero podrido por la corrupción.
Hoy por hoy así es, ya que seguro que de votarse ahora, según las encuestas populares ganarían las elecciones, pero en verdad yo me pregunto: quien así vota, ¿es consciente de lo que hace?, ¿sabe que con su voto está diciéndole a unos corruptos que vuelvan a gobernar?, ¿que vuelvan a engañarnos y a malgastar nuestro dinero en sus asuntillos particulares? y ¿por qué la conciencia de esos votantes no es imbécil?, ¿será por TeleCamps (Canal 9)?
En fin, tampoco os quiero aburrir demasiado, con estos temas que dan asco. En su día yo, como muchos otros, ya castigué al partido corrupto de Filesa y los GAL, y ahora castigaré al partido corrupto de la Gürtel, a no ser que renueve sus pilas democráticas. Y es que no me gusta nada que me engañen ni que se embolsen el dinero que gano con el sudor de mi frente.
Y así, con estas tristes y descorazonadas palabras os dejo, esperando que mis palabras no merezcan llevarme a la hoguera, ya que los auténticos merecedores del castigo del fuego purificador no son otros más que el "poc" honorable Camps y todos sus secuaces por mentir y contradecirse una y otra vez, engañando repetidamente a los ciudadanos que confiábamos en ellos. Que ardan bien en el fuego por el hecho de no tener una conciencia tan imbécil como la mía.
¡Buenas tardes!

2 comentarios:

bliguius dijo...

Te respondo sinceramente a tus preguntas:
¿quién así vota es consciente de lo que hace? Parece que la mayoria no.
¿sabe que con su voto está diciéndole a unos corruptos que vuelvan a gobernar? Yo sí, y todos también.
¿qué vuelvan a engañarnos y a malgastar nuestro dinero en sus asuntillos particulares? Lo volverán a hacer.
y ¿por qué la conciencia de esos votantes no es imbécil? Si que lo es.
¿será por TeleCamps (Canal 9)? Exacto, una televisión que no le da minutos a la oposición hace que los teleespectadores vean siempre al mismo y a la oposición no la conozca.
Tu articulo me ha gustado, comparto tu opinión.

Opinador Lenguaraz dijo...

Hola bliguius,
Gracias por tu respuesta y por tus palabras.
Realmente lo que contestas es coherente con lo que ocurre, y claro, con mi manera de pensar.
Pero bueno, la conciencia de Camps funciona como funciona, por eso posteriormente a mi artículo se atrevió a decirle al portavoz del PSPV aquello de: “Le encantaría coger una furgoneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta", que no merece más comentario, aunque sí unas disculpas, que no es exactamente lo que hizo Camps al día siguiente.
Por si esta fuera poca muestra de que Camps ya ha perdido los papeles, también está su encontronazo con el chaval, que, valientemente, se atrevió a decirle a la cara lo que todos piensan, y al que Camps persiguió y se enfrentó, como se ve en este vídeo: Camps y ciudadano
Un saludo.