Bienvenida a todo el mundo

Desde aquí doy la bienvenida a todo el que desee leer mis opiniones en un lugar donde la indiferencia no tiene lugar.

lunes, 18 de mayo de 2009

Adiós al sencillo genio Mario Benedetti.

Esta mañana, y para variar, no he sido despertado por el estridente pitido de mi cutre despertador, que no es más que un reloj Casio de pulsera, del que ya sólo queda el cerebro. Esta mañana he sido despertado por una dulce voz, la de Tania Libertad, que en la radio cantaba un precioso poema de Benedetti: Te quiero. Es una buena manera de despertar, sin duda, pues te dibuja una perenne sonrisa en los labios, incluso cuando te ves reflejado en el espejo recién levantado.

Sin embargo, la sonrisa pronto se tornó en una agria mueca de pena, al enterarme del motivo por el que estaba sonando esa canción, que no ha sido otro que la muerte del autor de tan precioso poema, el ahora ya inmortal Mario Benedetti. Descanse en paz este genio de las letras…

Ha muerto con más de ochenta años, y con más de ochenta buenas obras a sus espaldas, de las que yo conozco verdaderamente muy pocas. De hecho, hasta hace unos años, yo sólo había leído alguna pieza suelta de este magnífico escritor. Pero tras conocer a mi alma gemela en una cálida y solitaria noche de verano, bajo la mirada de un manto de brillantes estrellas, me di cuenta de que Benedetti era muy importante para ella, y por lo tanto lo debía ser para mí.

Estoy seguro de que mi alma gemela hoy está apenada por la triste noticia, ya que de alguna manera Benedetti fue su maestro, pues influyó en su poesía. Y como ella es mi maestra, ya que influye en toda mi nueva poesía, yo también debo estar triste, pues su tristeza es mía.

El primer libro completo que leí de Benedetti fue La Tregua, tal vez no sea su mejor obra, pero hay que reconocer que es impactante, además hizo que pudiese entender las oscuras circunstancias por las que pueden atravesar las vidas de las personas más afines…

Pero bueno, la verdad, es que hoy debe ser un día de luto, y por ello este lazo negro, ya que ha fallecido hoy una de las plumas que mejor sabía jugar con las letras, y eso, para los que como yo, de vez en cuando, nos peleamos con las letras, tiene una enorme importancia.

Aunque la verdad es que hay una cosa que no entiendo, y es que siendo Benedetti un escritor prodigioso, no estaba casado con los honores de los grandes premios. Aunque supongo que es por ello que me gusta, ya que cuando he intentado leer algún Nobel reciente, como La Colmena de nuestro Cela, se me ha indigestado y no lo he podido terminar, por no hablar de algún famoso libro de García Márquez..

Tal vez no sea poseedor del Nobel, pero bueno en una materia mucho más cercana a mí, como es la Física, hay eminencias que todavía no lo han recibido, mientras que otros por el mero hecho de corroborar experimentalmente una teoría sí que lo han conseguido. Lo que sin lugar a dudas poseía Benedetti era un profundo compromiso social, y una manera de expresarse que lo hacía cercano a todo el mundo, del más curtido al más neófito, ya que todos hemos sido capaces de entender su enorme amor a las pequeñas cosas, a las cosas cotidianas, entre ellas al propio amor.

Y bueno, ya sin más, rendiré un homenaje a Mario Benedetti, poniendo aquí la poesía con la que esta mañana he tocado el sol mientras despertaba:

TE QUIERO

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Con esta bonita poesía me despido por hoy, no sin antes declarar que los que son hoy los merecedores del castigo del fuego purificador, no son otros más que los que cuando ven algo como lo anterior se quedan impasibles y no son capaces de reconocer la enorme maestría que alguien debe poseer para jugar con las letras de semejante forma.

Gracias por todo Benedetti, por siempre permanecerás en la memoria…

¡Buenas tardes!

6 comentarios:

Benedetti is dead dijo...

Benedetti is dead!

puntoycoma dijo...

Benedetti era un buen poeta y Joan Manuel Serrat hizo bien cantando un poema suyo

Opinador Lenguaraz dijo...

Bueno, Benedetti is dead, está claro lo que dice tu nombre. Benedetti murió ayer, pero lo que nunca morirá será su obra, pese a que tenga detractores como tú.

Opinador Lenguaraz dijo...

Así es puntoycoma, fue un gran poeta, la pena es que yo lo descubrí muy tarde, y me perdí las visitas que hizo a la Universidad de Alicante, pero bueno, siempre me quedará lo mejor que es leer su poesía, y también su prosa claro.
Serrat tiene buen gusto, ya que el poema que musicó de Benedetti quedó muy bien, y claro, es que eso es unir dos genios en lugar de uno, como aquel tiempo en que Serrat cantaba los preciosos poemas de Machado.
Gracias por tu comentario.
Un saludo.

Destrucción dijo...

Murió el Maestro pero siempre quedan sus discípulos...Y sí,la tregua no es la mejor obra literaria del mundo,pero tiene algo inexplicable...

Opinador Lenguaraz dijo...

Tu nombre me asusta Destrucción, pero a veces es necesario destruir para poder reconstruir...
Por cierto, ¿me podrías decir qué es eso inexplicable que viste en La Tregua? Más que nada por si estamos de acuerdo, je, je. ¿Acaso es magia?
Gracias por tu comentario.
Saludos.