Bienvenida a todo el mundo

Desde aquí doy la bienvenida a todo el que desee leer mis opiniones en un lugar donde la indiferencia no tiene lugar.

jueves, 17 de julio de 2008

Fiestas y desgracias del ajedrez en Novelda.

Tras unos problemas con la conexión a Internet y con la desgana típica del periodo vacacional hoy puedo volver a escribir un rato.

En mi último artículo comenzaba hablando de que el día 29 de junio fue una fiesta para el ajedrez noveldense debido a la presencia del Gran Maestro Nigel Short, quien dio unas estupendas simultáneas sin perder ninguna. Lo único malo que se puede decir de ese hecho es que las simultáneas tuvieron lugar al aire libre, en el Parque del Oeste, lo cual, según mi entender, no es lo más adecuado para jugar a ajedrez, y más teniendo en cuenta que Nigel Short es alérgico a algunos árboles de los que allí había, lo que le supuso un sufrimiento extra a la hora de jugar las partida, aunque no le afectó a los resultados.

Pero para el ajedrez noveldense no todos los días son fiesta, sobre todo desde la aparición en escena de cierto “amante” del ajedrez cuyas iniciales son J.G.T., quien se ha empeñado con su actitud en crear una gran desunión entre todos los ajedrecistas de Novelda que juegan al ajedrez. Por suerte, poco a poco esto se ha ido superando, aunque no por la actitud de J.G.T., al que llamaré Jesús.

Tal vez me lo hayan contado, tal vez lo viví en mis carnes, pero lo cierto es que este Jesús no demuestra ningún amor por el ajedrez. Aunque la verdad es que es entrenador o monitor desde hace más de veinte años, con lo cual se le podría haber incrustado un poco de esa nobleza de la que hacía gracia su maestro de ajedrez en el ya perdido colegio Cervantes.

Analizándolo detenidamente, la verdad es que a alguien que se dedica más de veinte años a hacer algo, le debería gustar, pero en su caso no lo tengo claro. Lo que sí tengo claro es que lo que de verdad le gusta a Jesús es ganar, pero sea como sea, sin importarle si es legal o no, ya que es un auténtico tramposo, no sé cómo será en los demás ámbitos de su vida, que son los que de verdad importan, supongo que sus más íntimos sí que lo sabrán.

Todo empezó cuando Jesús, que era maestro del colegio Padre Dehón, decidió montar un pequeño equipo de ajedrez y participar en los campeonatos escolares. Bueno, quien dice participar dice ganar, aunque para ello hubiese que saltarse las leyes del ajedrez, y en general de toda práctica deportiva.

A mediados de los años ochenta se jugaba ajedrez en los colegios sin reloj claro, pues nadie imaginaba que alguien pudiese aprovecharse de ello para ganar partidas. Pero hubo un día en que sus jugadores trataron de aprovechar la ausencia de reloj, ¿cómo?, pues pensando sin límite, aunque no sé si pensarían en la partida o en la mona de pascua, ya que hacían durar las partidas desde las cinco y media de la tarde hasta cerca de las once. Algunos de los jugadores rivales llegaban a hacer su movimiento y se iban a jugar a baloncesto hasta que al jugador de turno de Jesús le venía bien jugar y lo hacía. Incluso llegó a ganar partidas porque los padres de sus jugadores rivales, que recordemos que eran niños, iban a por su hijo muy enfadados ya entrada la noche. Triste pero cierto...

Esto no es todo claro. Una vez llegó a intervenir sutilmente en el desarrollo de una partida de sus pupilos, diciendo al entrenador rival: “Diego, en esta posición, ¿se puede enrocar?” Lo que podría parecer una nimiedad, pero lo cierto es que le estaba diciendo a su jugador que se enrocase, lo que para quien no lo sepa es una jugada del ajedrez. Pero el futuro siempre es incierto, ya que tanto ese entrenador, Diego, como uno de sus jugadores rivales son ahora compañeros de trabajo de Jesús, ¿qué deben pensar cuando le miran a la cara? No creo que sean rencorosos, ya que de ser así lo único que verían es la cara de Jesús con una pegatina en la frente en la que pone en letras bien grandes: TRAMPOSO.

Otro hecho que puede dar muestra de su auténtico amor hacia el ajedrez, y también de su bonita manera de tratar a los niños, es lo que le hizo a un chaval al que le gustaba ir los sábados a jugar a ajedrez a su colegio, ya que a ese pobre le gustaba mucho el ajedrez, y no sabía dónde practicarlo los sábados. Por ello ese niño iba al Dehón, pero lo que nunca esperaría nadie es que Jesús, para mis inri maestro de escuela, le dijese que se fuera, nada menos que porque iba a entrenarse con sus jugadores. Querido Jesús, donde lo de querido no es más que una ironía, ¿eso es forma de tratar a un niño? Sólo por cosas como esa no deberías trabajar en lo que trabajas, sino dedicarte al noble oficio de matón a sueldo.

Quiero dejar claro que los chavales a los que entrenaba no tenían ninguna culpa de la manera en que su “entrenador” les formaba, ya que algunos han llegado a ser buenos jugadores a pesar de él, y también buenas personas, muy a pesar de él claro.

Podría seguir y seguir contando anécdotas de sus trampas como entrenador de ajedrez de colegio, pero creo que tampoco merece la pena, aunque en un próximo artículo hablaré de cómo Jesús sigue haciendo trampas hoy día como capitán de su equipo, y cómo todavía se atreve a tildar a otros muchos de tramposos.

Por supuesto, para quien no lo sepa, Jesús sigue dando clases de ajedrez en Novelda, en las que sólo enseña a los niños la manera más fácil de ganar, esto es planteando celadas, ya que sus rivales no las conocen, y así obtienen triunfos, pero sólo hasta que sus rivales conocen esas absurdas celaditas, pues sus rivales suelen tener una mayor formación ajedrecística.

Además de dar clases de ajedrez se dedica a despotricar contra los miembros de otro equipo de ajedrez de Novelda, acusándolos por ejemplo de tramposos, ¡las balas se vuelven contra la escopeta! Y los niños, que son sólo niños, le creen, que es lo peor. Por supuesto, entre esos niños, están sus hijos, ya creciditos, a los que no deja participar en ninguna competición organizada por el otro club de Novelda, y es que cree el ladrón que todos son de su condición.

Con esto lo dejo por hoy, que otro día ya hablaré de Jesús como capitán, delegado federativo, etc. Espero que mis palabras no sean merecedoras de ir a la hoguera, ya que yo no soy quien debe ser quemado hoy. Por ello desde mi lugar, declaro merecedor del castigo del fuego purificador a Jesús G.T. por su nefasta actitud humana, y por ser un enorme tramposo y difamador, en lo que le secunda alguna gente un poco ciega, como padres de sus pupilos o escritores de la prensa local que creen a pies juntillas todo lo que Jesús les manda publicar sin contrastarlo mínimamente.

¡Buenas noches!

6 comentarios:

Akiba dijo...

Bueno, lenguaraz, añade que se jugó en el Parque del Oeste porque no había ningún otro sitio disponible para tal actividad, que tampoco fue idea del Club Escacs que se celebrara allí, hasta que se vió que no había más remedio...

Opinador Lenguaraz dijo...

Gracias Akiba,
La verdad es que pensaba poner que gracias a la "estupenda" gestión del Ayuntamiento de Novelda, es por lo que se pudo celebrar semejante acto ajedrecístico en un lugar tan poco apropiado como el Parque del Oeste, pero se me pasó. Evidentemente, la gestión del Club Escacs Novelda no tuvo nada que ver en la elección del lugar de juego, pero si no se da más opción...
Sin duda que no habría espacios más adecuados en la Casa de la Cultura, en el Centro Cultural Gómez Tortosa, o incluso en el Centro Cívico, pero es mejor traer a una figura de talla mundial y ponerle a jugar en las condiciones más lamentables posibles, y a pleno sol, por más que se pretenda fomentar el uso del citado parque. Grandes mentes pensantes las del Ayuntamiento, por ello supongo que no juegan a ajedrez...
Saludos.

Train dijo...

Como moscas y mosquitos, Jesús tendrá su razón de ser, servirá para algo en la cadena biológica ¿no? (¿nooo?).

Opinador Lenguaraz dijo...

Ja, ja, ja. Esta salida es buenísima Train, estoy llorando de risa, de verdad, ja, ja, ja.
No hay duda de que aunque sea inferior a un mosquito, si bien no en tamaño, debe tener su utilidad, al menos como límite inferior de lo que define a un ser humano.
Y también, claro, como todos nosotros, ya que en este caso, Jesús cada vez que habla y tira pestes de inocentes, es como si defecase, y no hay duda de que eso sirve para abonar los campos, eso sí, sin productos tóxicos para la tierra...
Un saludo Train, ojalá por Málaga no haya especímenes similares a Jesús.

candido dijo...

La verdad lenguaraz es que sobre este personaje se podrían escribir numerosas anecdotas... de trampas y falsedades, como hace ultimamente en campeonatos sub's inscribiendo a chavales de mayor edad en categorías inferiores simplemente por el hecho de ganar como bien dices. Que "enseña" es te personaje a sus pupilos, a manipular y falsear?! o a que el participar no sirve para nada sino se gana. Y para más inri es maestro de escuela!!
En fin que a ver si de una vez por todas desaparece este personaje del ajedrez noveldense ya que ha hecho mucho daño al deporte local desde todas las facetas, capitan, entrenador, delegado provincial,etc.. Incluso llego a cometer un delito de suplantación de personalidas en campeonato, cosa que la ley castiga duramente...

Opinador Lenguaraz dijo...

¡Hola Cándido!
Supongo que no serás el del famoso mesón, je, je.
Veo que conoces muy bien a Jesús, ya que destripas cosas que argumentaré en próximas ocasiones, pero bueno no pasa nada, todos sabemos como es él.
Por desgracia es un maestro de escuela que no enseña buenos vaores a sus alumnos, ya que lo que enseña es que para ganar todo vale, incluso si puedes despretigiar a tus rivales, mejor que mejor...
En fin, gracias por participar, ya que aquí lo importante no es ganar, pues no se gana nada, sino participar.
Un saludo.